Izquierda Unida advierte que la operación de IP con Bahía Mar puede costarle mucho dinero a las arcas municipales

El portavoz municipal advierte que Bahía Mar no podrá abrir como centro comercial sino “únicamente y como mucho”, como centro de ocio con una superficie de venta inferior a los 2.500 metros cuadrados establecidos como límite para que una agrupación de establecimientos que comparten servicios sea considerada centro comercial y precise autorización de la Junta de Andalucía.Según explica García, Izquierda Unida se ha personado en el expediente existente en la Consejería de Economía y Hacienda y ha podido confirmar que lo proyectado inicialmente por Agora en Bahía Mar con al menos dos supermercados –Día y Champion-, superan en su conjunto los 2.500 metros cuadrados, lo que supone que necesitarían la licencia de la Junta de Andalucía para su apertura, algo de lo que carece hasta este momento. Estos hechos han supuesto la imposición de una sanción a los promotores de 300.500 euros –50 millones de pesetas- de acuerdo con el art. 64.1 de la Ley 1/96 de 10 de Enero, que considera como falta muy grave el inicio de actuaciones, aun amparadas por una licencia de obra, sin tener la autorización previa de la Junta de Andalucía.El portavoz aclara que aunque la empresa ha presentado un recurso de reposición, éste tiene nulas posibilidades de lograr sus objetivos, puesto que la tipificación de la falta está muy clara y entre de lleno en este supuesto. García afirma, no obstante, que la estrategia de Agora y de Independientes Portuenses (IP) va a consistir en abrir parcialmente, sin que la superficie de venta supere los 2.500 metros cuadrados. Esto significa abrir únicamente uno de los supermercados previstos; en principio Día, puesto que las obras de Champion no se han hecho aún, al argumentar la propia promotora que se encuentran “en espera, extraño concepto sobre el que nos preguntamos si es compatible con la caducidad de la licencia”.El portavoz de Izquierda Unida afirma que está claro que si el Ayuntamiento permite la apertura con establecimientos de venta al público que superen los 2.500 metros estaría incurriendo en una clara prevaricación; “de hecho, siendo incluso dudoso que se pueda abrir por partes, lo que está claro es que cualquier establecimiento que pretenda abrir y añadido a los ya existentes sume más de 2.500 metros cuadrados, deberá tener autorización de la Junta”.García afirma que “al final, los hechos dan la razón a

Izquierda Unida y Bahía Mar tiene que modificar su proyecto al menos inicialmente, hasta que obtenga la licencia de la Junta”. El portavoz aclara que la formación política está conforme con la apertura de un centro de ocio, pero no con la de otro centro comercial que difícilmente podría ayudar a promover el desarrollo del casco histórico y del centro comercial abierto en torno a La Placilla. García recuerda que con la construcción de los puentes previstos en el PGOU, Bahía Mar va a estar prácticamente en el centro, por lo que será una competencia clara, ventajosa y desleal, para los comercios del centro.Apunta finalmente, que Izquierda Unida defiende al pequeño y mediano comercio y lo considera prioritario, “por encima de cualquier otro nuevo centro comercial”.OFICINA DE COMUNICACION