Izquierda Unida de Tarifa denuncia la pasividad y negligencia de Ayuntamiento y Junta de Andalucía ante los casos de infravivienda en la localidad

Desde hace varias semanas, la coalición de izquierdas ha ido entrevistándose con vecinos y recabando información sobre las condiciones de habitabilidad de determinadas zonas de la ciudad. Los resultados de las pesquisas han evidenciado que existen núcleos de viviendas donde no se cumplen los requisitos mínimos exigidos de habitabilidad, fundamentalmente las casas prefabricadas de Santo Domingo de Guzmán (que cuentan ya con doce años de antigüedad), residencia de catorce familias y diecinueve niños, aquejados por la humedad, goteras, grietas, temperaturas extremas, cercanía de vertederos en sus inmediaciones, insalubridad, inexistencia de servicios de limpieza y recogida de basura, presencia de ratas, garrapatas, cucarachas e incluso culebras... Las familias que residen en estos evidentes casos de infravivienda, algunas desde hace siete años, víctimas en muchas ocasiones de la precariedad laboral, se quejan de que las autoridades municipales les ignoran y hacen caso omiso de su demanda de una vivienda digna. Sólo la movilización de Izquierda Unida en las últimas semanas ha provocado la precipitada visita de algún miembro del equipo de gobierno municipal, que se ha limitado a lamentar la situación ante los vecinos pero sin comprometerse a solucionar de forma drástica e inmediata el problema. La investigación también ha puesto de manifiesto que determinadas barriadas son excluidas de la actuación de los servicios municipales de limpieza, como es el caso de Virgen del Carmen, precisamente aquellas en las que ni PP ni TAIP encuentran respaldo electoral. Izquierda Unida va a exigir, en el marco de una campaña informativa por un diseño de la ciudad más solidario y progresista, la implicación efectiva de las Administraciones local, provincial y autonómica en la erradicación de un problema que, a juicio de la coalición de izquierdas, aleja a Tarifa del recién inaugurado siglo XXI y la sitúa en el XIX, además de perjudicar gravemente los intereses turísticos de la localidad. Así, Izquierda Unida exigirá del Ayuntamiento la reubicación de las familias afectadas en viviendas que cumplan los requisitos exigidos de habitabilidad y la reorientación de las actividades de Urbanizadora Tarifeña S.A. (URTASA), que debe poner en marcha de manera inmediata un plan de promoción de vivienda pública en lugar de favorecer la especulación urbanística. Por su parte, IU demandará de la Consejería de Obras Públicas la aplicación real de dos planes que hasta el momento parecen haber tenido escasa o nula incidencia en la vida de los tarifeños: el III Plan Andaluz de Vivienda y Suelo, que contempla medidas específicas de eliminación de la infravivienda y de rehabilitación de los cascos históricos, de una parte, y el Plan Integral para el Desarrollo del Campo de Gibraltar, de otra, que incluye medidas para la promoción de la autoconstrucción en Tarifa. En definitiva, Izquierda Unida solicitará de la ciudadanía de

Tarifa una condena explícita de la política de servicios sociales y de vivienda del Ayuntamiento tarifeño, más preocupado, como ya ha denunciado la coalición en más de una ocasión, por la venta del litoral a un turismo depredador y que no genera riqueza, a riesgo incluso de incurrir en prácticas ilegales, en lugar de poner en marcha, en coordinación con la Diputación Provincial y la Junta de Andalucía, un programa integral de recuperación del casco histórico y de promoción de vivienda pública asequible que acabe con los desequilibrios territoriales que presenta el municipio.