IU Tarifa espera de la Justicia una condena firme de la política de especulación urbanística y de destrucción del patrimonio natural de Tarifa por parte del Consistorio del PP y el TAIP

Izquierda Unida recuerda que los hechos que estos días son objeto de análisis en las dependencias judiciales de Algeciras no son sino un episodio más de la lamentable gestión municipal del Consistorio tarifeño, incapaz de conciliar desarrollo urbanístico y conservación del medio ambiente. Así, la conmutación, todavía en entredicho, de parte de la ingente deuda municipal, fruto de la política nepotista y de despilfarro del PP y el TAIP, por monte de utilidad pública o la reciente campaña de desinformación contra el inminente Parque Natural de El Estrecho, ante la confusión del PSOE, son también ejemplos de un modelo irracional de expansión urbanística que, no sólo no beneficia a los vecinos y vecinas de Tarifa, que siguen padeciendo la lacra del paro y de la inestabilidad laboral, sino que obedece a intereses personales del PP y del TAIP e hipotecan el futuro de la localidad, que, como ha defendido Izquierda Unida en más de una ocasión, pasa necesariamente por el fomento de un turismo de calidad y responsable, orientado al disfrute del medio ambiente, del deporte y de la cultura. Por contra, Izquierda Unida defiende un urbanismo respetuoso con el litoral, centrado en el desarrollo centrípeto de la ciudad y basado en el aprovechamiento del actual suelo urbanizable y de la restauración del casco histórico, y no en un urbanismo centrípeto, como el que preconizan irresponsablemente PP y TAIP, que degrada la costa, pone en entredicho el ya sombrío futuro de la actividad pesquera y encarece los precarios servicios municipales.Por otra parte, Izquierda Unida también considera deplorable que el Ayuntamiento de Tarifa gobernado por PP y TAIP haga caso omiso de sentencias judiciales, dé pie a interpretaciones malintencionadas del PGOU e incurra en comportamientos que pueden ser constitutivos de delito con el fin de favorecer la edificación de viviendas de lujo para residentes ocasionales y, en cambio, se muestre negligente en el fomento de vivienda pública asequible para la ciudadanía de Tarifa, que no puede hacer frente, dada la precariedad laboral que padece el municipio, a los precios de la actual oferta inmobiliaria. Izquierda Unida se pregunta por qué el consistorio tarifeño no actúa con tanta diligencia para erradicar los numerosos casos de infravivienda existentes en nuestra localidad o para dotar de servicios básicos a numerosos núcleos rurales. Se trata, en definitiva, a juicio de Izquierda Unida, de una muestra más de la subordinación de la acción política del Ayuntamiento a los intereses especulativos de unos pocos allegados al PP y el TAIP.