IU respalda a la plantilla de Gadir Solar y afirma que la Junta debe de recuperar "hasta el último euro" de las subvenciones concedidas

La Dirección Provincial de Izquierda Unida ha mostrado hoy su apoyo a los trabajadores de Gadir Solar que se enfrentan a un despido masivo a partir del 30 de abril y ha considerado “totalmente justificada” la petición que hace la plantilla de que la Fiscalía tome cartas en el asunto para investigar la posible desviación de dinero procedente de subvenciones concedidas por la Junta de Andalucía a la empresa. El coordinador provincial de Izquierda Unida, Manuel Cárdenas, ha lamentado “el uso ilegítimo” que determinadas empresas hacen de dinero procedente de las arcas públicas y la “falta de escrúpulos de este tipo de empresarios para hacerse con este dinero y después echar a la calle a cientos de trabajadores sin garantizar siquiera una indemnización”.

El dirigente provincial afirma que la Junta de Andalucía debe garantizar un mayor control y seguimiento de este tipo de subvenciones a la actividad industrial para evitar “casos sangrantes como los que está sufriendo la Bahía de Cádiz, que empiezan a convertirse en una lamentable rutina”. Cárdenas ha dejado patente el apoyo de la formación política a la plantilla y ha puesto a disposición de esta todos los recursos de IU desde el ámbito institucional y político”.

Asimismo, el parlamentario andaluz de IU y vicepresidente primero del Parlamento andaluz, Ignacio García, ha señalado que “la Junta de Andalucía debe recuperar hasta el último euro” entregado en concepto de subvenciones a Gadir Solar y ha apoyado la decisión de los trabajadores de acudir a la Fiscalía para que se investigue el flujo de las subvenciones. El diputado autonómico considera “interesante el devenir de Gadir Solar, que de alguna manera ha reeditado el guión de una muerte anunciada, al tratarse de una empresa sin una red comercial suficiente y con muy poca innovación tecnológica”. A su juicio, “parece que solo trataban de cubrir el expediente para justificar la concesión de subvenciones y esto es intolerable”.

García entiende que sería “fundamental investigar a los diferentes componentes del accionariado para ver si hubieran podido beneficiarse fraudulentamente de las subvenciones”. Lo que sí está claro, según el diputado, es que “estas subvenciones han estado mal usadas desde el principio, puesto que no se han empleado para el desarrollo tecnológico de la empresa, como hubiera sido de esperar”.