IU advierte que la política de recortes educativos de la Junta va encaminada a acabar con las escuelas rurales

En una rueda de prensa ofrecida esta mañana en Jerez de la Frontera por el parlamentario andaluz de IU, Ignacio García, este ha denunciado la política de recortes educativos y los ataques contra la escuela rural del gobierno socialista de la Junta. En concreto se refirió a la prohibición de usar el transporte escolar a los niños de secundaria de los centros semi-D y a la rigidez de los horarios del transporte de la primaria que impide que las niñas y niños de zonas rurales disfruten de las mismas condiciones que el resto del alumnado.

En cuanto a la prohibición de usar el transporte para el alumnado de secundaria, el parlamentario señaló que significa “una apuesta descarada” por el cierre de los centros semi-D, además de un  incumplimiento “flagrante” del artículo 123 de la Ley de Educación de Andalucía, que obliga a la Junta a facilitar el transporte gratuito a los alumnos y alumnas que vivan fuera de la localidad del centro.

“Si la Junta admite que los padres pueden elegir los centros semi-D les tiene que facilitar transporte, si no esta incumpliendo dicho artículo”, recalcó García.

Desde IU se denuncia que las agresiones se están dando también contra el alumnado de la educación primaria de la escuela rural, al haberse establecido unos horario de transporte “rígidos” coincidentes con el horario lectivo de las 9 a las 14 horas. Esto  supone en la práctica que se tenga que elegir entre usar el transporte o usar el comedor, ya que el horario hace que quien use uno no puede usar el otro.

Además, por esa “rigidez”, las niñas y niños de zonas alejadas del centro escolar, no pueden disfrutar de los programas de refuerzo educativo, muchas veces fundamentales en sus circunstancias, ni pueden quedarse a las actividades extraescolares, por los que “se les condena a una educación alicorta”, lo que para IU supone una discriminación respecto a los alumnos de zonas urbanas y una negación de la supuesta igualdad de oportunidades.

“Nos tememos que detrás de todo esto lo que hay un intento camuflado de desmantelar poco a poco los colegios rurales, para que baje su demanda y usar esto después como excusa para su cierre”, advirtió García, quien considera esto “un retroceso histórico a tiempos franquistas y un ataque a la línea de flotación de las poblaciones rurales”. En este sentido planteó que si se pierden los centros de enseñanza, con lo que suponen en tanto que foco cultural y de dinamización social, acabarán despareciendo las poblaciones enteras.

El parlamentario anunció que Izquierda Unida llevará una proposición no de ley instando a la Junta a la reposición inmediata del transporte escolar para los alumnos de secundaria de los centros semi-D y a una planificación del transporte que garantice a los alumnos de las escuelas rurales la posibilidad de usar el comedor y los programas de refuerzo educativo y el resto de actividades extraescolares que se ofrecen en las zonas urbanas.